Ricardo Yánez (1948)
 

EL POEMA

El poema es una persiana:
por los interespacios
Dios atisba.

        Papeles al sol, 1973
 

POEMA

Qué es cantar
sino saberse vivos para siempre
qué reírse
sino florecer desaliñadamente
igual que en los llanos
la manzanilla
la coronilla
el girasol
En fin qué es estar vivos
sino cantar reunidamente
abriendo y cerrando la estrella
de la certidumbre.

        La gaceta, 1984
 

NI LO QUE DIGO

El amor es esa estrella filosa
y el desamor quién sabe qué carajos
pero yo no soy yo
                          ni este aire mi aire
Es un tambor el miedo
y la paz un tejido frecuentado
pero en mi corazón hay un cangrejo
y alguien está torciendo mi pescuezo

¿Qué es el atole blanco?
¿Qué los cigarros faros?
Pero a quién le interesan esas cosas
cuando uno se muere de sí mismo.

...

¿Qué son los huevos fritos, por ejemplo?
¿Qué son los buenos días?
Los vecinos arrían la bandera
de la felicidad, pero quién se los festeja?
quién se los critica?
Sólo los que se aman los comprenden.

...

Se está tirando el bóiler. Hay que apagarle.
Se encordó este reloj. Hay que arreglarlo.
Hizo frío por la noche.
                                 No lo olvides.

...

A veces es una araña la plabra amar
una araña en las vigas de la casa
y uno es la mosca la tonta mosca

A veces el amor es una aspirina
vieja olvidada en el botiquín
y uno no el dolor de cabeza sino el aburrimiento

A veces el amor es una botella de tequila
escondida en el fondo del ropero
y uno la mano oscura y el trago rápido.

...

Si me emborracho pienso en ti.
Si me viene el amor a las palabras, a los ojos, al llanto
a los cigarros alas, al tequila sauza,
¿en quien voy a pensar?
Hay un Ricardo Yánez que me pega, que todo el día me pega,
y hay un Ricardo Yánez que te ama. Ese es el bueno.

        Ni lo que digo, 1985
 

NO ME DETENGAS...

No me detengas, Amor, la mano
cuando a la espina de tu rosa acerca
su torpeza impoluta.
Es que quiere sangrar con tu color.
Es que se quiere herir de tu esperanza.

Amor, no por su daño temas, se lo busca.
Amor, no la detengas, que es su vida.

        Zentzontli, 1986
 

POEMA DEL LUNES

Lunes era y dolía,
como nube dolía, como puerta.
Era lunes y había
una ternura muerta.
Pasaban por las calles los viandantes,
como de sentimientos traficantes.
Iba arriba la luna, muy arriba,
muy en su desnudez Lady Godiva.
Era lunes —acaso medio martes
pero lunes aún— en todas partes.
Lunes fue y no dolía:
fantasía.
Era un lunes feroz pero discreto,
lunes de un amoroso Capuleto.
Era un lunes sin marca, sin esgrima.
Era un lunes cabal, lunes-lastima.
Iba mi voz en do, doliente nota.
Iba mi voz en solamente rota
bajo la luna lunes, todavía.
Era lunes. Dolía.

        Infame turba, 1987


Regreso a la página principal