Blanca Luz Pulido

BLANCA LUZ PULIDO

NOCHE

LA NOCHE inmemorial, pródiga noche

de los pactos oscuros, innombrables,

de las siniestras, ocultas voluntades

que a la mención del día empalidecen;

la noche feraz, la noche cómplice

que despliega su sombra como un manto

sigiloso y ambiguo, torva noche

agazapada en las márgenes del día

anticipando su reino silencioso:

pero la noche débil, turbia espera,

aire que corre en el país de nadie,

tierra del eco, junta de fantasmas:

cántaro negro que en la luz se rompe.

ES EL tiempo sin voz que en sí florece,

un silencio de muros vegetales,

una sed que en su incendio se consume;

es la sangre precisa y concentrada

de la llama voraz de la granada.

Del libro Raíz de Sombras.

PAISAJE

ACARICIANDO lenta su reposo,

la mirada se abre en el paisaje

creado por la suma de los tonosque

se miran y no se reconocen.

Recoge el espesor de cada nube

y la frágil sombra

levemente instalada por su paso.

Serena y suspendida,

la luz va convocando lo que toca.

Las piedras incontadas

los árboles sin dueño

la tierra desnuda y sin noticia

de su nombre y los días

que recorren el paisaje

infinito, invisible, imaginario.

Inhabitado y sin voz

desaparece cuando se lo olvida

y todos sus tonos se entregan a la noche.

Del libro Raíz de Sombras.

PRESAGIO

NADA en el mundo te alcanza todavía:

son tus labios de sombra,

y tu voz un fantasma.

Has surgido a la luz para mis ojos,

y te aumenta mi sangre,

y te encumbran mis venas.

Ya sin saberlo te acercas a tu forma,

y encenderás la llama

en la incesante noche que te espera.

Y sin saberlo escribirás tu nombre,

tu no nacido nombre, entre mis labios.

Del libro Raíz de Sombras.