Alberto Blanco (1951)



CANCIÓN DE JULIO

Las nubes toman la ciudad:

en la banqueta luz de lluvia,

canales por donde bajan

fragmentos de hojas y tierra.

Muros donde las consignas

se deslavan, puentes gastados

con los nombre del amor

que quieren salvar el tiempo.


HOJAS SECAS

Sólo un momento brillan las rocas

en el paisaje que libra el viento:

Las casas confunden sus puertas,

las nubes pintan de cal sus muros.

Bajo los cuervos, las sombras

recorren el camino sin tocarlo,

Los techos vencidos por el agua

donde caen los días lentamente.


LA MESA PUESTA

Reunidos al calor del buen café,

los panes resplandecen con la calma

de las paredes blancas, encendidas,

rebosantes de luz por la ventana.

Ya la paja se extiende entre los pinos,

crece la claridad y forma el cielo,

forma una habitación, forma una jarra

profunda como el ojo del espejo.

Es este mismo mar, el mar de siempre,

llano rectangular de cada cosa,

donde flotan los montes y las nubes

como islas de quietud entre las horas.


Bibliografía poética:

Pequeñas historias de misterio ilustradas, 1978
Giros de faros, 1979
El largo camino hacia ti, 1980
Antes de nacer, 1983
Tras el rayo, 1985
Cromos, 1987
Un año de bondad, 1987