Maru Ruelas
maru_ruelas78hotmail.com
 

Del placer de las imágenes a la interpretación de los mensajes



Vivimos inmersos en un mundo de imágenes. La cotidianidad está construida por un cúmulo de signos que son aprehendidos vorazmente por la vista. Los avances tecnológicos y el extremoso ritmo de trabajo al que estamos sometidos, han favorecido a la sobreexplotación de lo visual sobre los demás sentidos. Esta situación y la necesidad cognitiva han colocado a las imágenes en un plano primordial en el proceso de conocimiento e interpretación de nuestro alrededor, de nuestra realidad, de nuestro mundo.

    En este marco progresivo y caótico, la imagen ha mostrado supremacía sobre el signo lingüístico como un medio de comunicación eficaz, toda vez que es capaz de expresar más que las mismas palabras. Ante este hecho, encontramos que un signo, una imagen, ostenta tantos significados e interpretaciones como receptores tenga.

    En El placer de las imágenes; estudios sobre algunas formas de comunicación visual, Arnulfo Eduardo Velasco reúne una serie de artículos y ensayos publicados en diferentes medios y en distintas fechas enfocados al análisis de la imagen. A lo largo de 205 páginas, Velasco nos muestra su muy particular manera de concebir los problemas de la percepción de las imágenes y nos hace algunas propuestas interpretativas, aplicables a secuencias de cine, dibujos animados, cómics y fotos.

    En variados ejemplos, el texto aborda la disyuntiva que enfrenta la polisemia: mientras una imagen puede ser vista como la más grotesca y obscena de las representaciones visuales, otra imagen puede significar la más sublime creación artística. El valor es relativo. La relatividad radica en el intérprete que, acompañado de todo un bagaje de referencias y connotaciones, envuelto en una ideología, en una sociedad y en una época determinadas, será quien decodifique y valore el mensaje gráfico.

    Como el propio autor lo confiesa, El placer de las imágenes es una deconstrucción de El placer del texto, de Roland Barthes. La diferencia se establece en el signo a tratar:  Barthes se enfoca en la palabra; Velasco se centra en la imagen y se inmiscuye en las cargas semánticas que descansan en el fondo del signo, para desentrañar la representación del imaginario colectivo reprimido y sacar a la luz los mensajes imperceptibles, a primera vista, como las perversiones "inconscientes" que habitan en las caricaturas de Walt Disney.

    En El placer de las imágenes, Velasco se da a la tarea de explicar los posibles significados de un mosaico iconográfico compuesto de secuencias de películas como Singin' in the Rain, King Kong o la saga Alfred Hitchcock; los dibujos animados de Alicia en el país de las maravillas y Pinocho; las historietas de Alain Dodier y Guido Crepax, así como las polémicas fotos de Helmut Newton.

    Aunque la finalidad del texto no es descubrir el hilo negro en los significados, en su conjunto, los artículos aportan al posible lector otros ojos para ver las metáforas que inundan la vista y nuevas herramientas para decodificar los mensajes.
 
 
Arnulfo Eduardo Velasco: El placer de las imágenes. Estudios sobre algunas formas de comunicación visual, Guadalajara, UdeG-CUAAD, Instituto de Investigaciones Estéticas, 2001, 205 pp.



 
Argos 20/Ensayo