Raúl Caballero

LA TRAGEDIA DEL SOL


 
 

encendido aún en la memoria de la tarde

tu tacto se posa en las persianas

tu resplandor filtra la adivinanza de la noche

tu huella en los colores denuncia tu secreto

voyeurista, prisionero eterno

ultimas un trato con las nubes

asciendes ardiente hasta la cima del crepúsculo

y atrás del horizonte te extiendes en tu gozo

alucinante tu juego de luces

todo calculaste, todo improvisaste

tu show debe continuar

aparece tu primera estrella

llagan una a una tu dolor

atrás de la montaña tus ojos enrojecen

exhalan ya tu sueño...

entonces aparece ella

en su sendero constelado

desnuda y hermosa

tránsfuga de tu luz

desdichada
 
 

Regreso a la página de Argos 1/ Poesía