Wolfgang Vogt
 

Manantial de arena, de Celia del Palacio





A principio de este año 2001,  la nueva editorial tapatía "El Ángel del Deseo" publicó el poemario Manantial de arena de Celia del Palacio, una autora mejor conocida en el ambiente cultural jalisciense por sus publicaciones sobre historia y cultura regional. Pero a Celia del Palacio, que además de Doctora en Historia es también Licenciada en Letras, siempre le ha gustado la poesía e incluso, varios de sus poemarios anteriores han recibido premios. En la contraportada de la obra se explica que Manantial de arena:

es en realidad una recopilación de tres libros: el primero es homónimo del título general, el segundo lleva por nombre Amaneceres y, el tercero, La ceremonia del Adiós dura toda la vida. En él se abordan los temas caros a casi todos los poetas: el amor, la vida, la muerte, desde una perspectiva intimista...
    En la poesía actual es muy poco frecuente la rima y la musicalidad. En este caso, el título Manantial de arena nos indica que estos poemas no son un canto tradicional a la vida y su belleza. En una poesía que a veces es cercana a la prosa poética, la autora expresa  sus experiencias y preocupaciones desde una perspectiva intimista. Obviamente, la prosa poética no se abre al lenguaje coloquial que tantos poetas suelen usar en nuestros días. En este caso, la autora utiliza un vocabulario selecto, de corte clásico y de antemano rechaza toda grandilocuencia.

    El título del libro nos indica que no quiere comunicarnos experiencias alegres, sino angustias existenciales. Manantial de arena expresa una situación paradójica ya que un manantial sin agua no puede existir. Pero estas imágenes absurdas tienen una larga tradición en la literatura. En la poesía barroca son bastante comunes y según la retórica tradicional llevan el nombre de oximoron. Un manantial de arena es un fenómeno tan contradictorio como un corazón de nieve. Según las categorías de la racionalidad no tienen sentido, pero la poesía nos abre campos a los cuales la ciencia no tiene acceso. Nos invita a ver las ambigüedades y contradicciones de nuestra existencia humana.

    Cada ser humano tiene una visión diferente de la vida y este libro nos introduce en el mundo interior de Celia del Palacio. "Manantial de arena" es un texto clave en este poemario. La autora dice desde un principio que este manantial es su casa u hogar, en el cual sobrevive como "fantasma sin historia", en el olvido y el silencio.

    Muerte, silencio, olvido, oscuridad y niebla son conceptos importantes de en el libro. A la autora no le gustan los colores brillantes ni los contrastes fuertes. En el pequeño poema    "¿Qué hacer?", habla de fenómenos naturales que nos causan fuertes sensaciones como el aire, el viento, la niebla, la penumbra y la sombra. No hay contrastes marcados entre aire y viento y penumbra y sombra. En la segunda parte del poema habla de la noche estrellada y tropical que le permite percibir la voz y las dulces maneras de un ser amado.

    En "Amanecer de niebla" nos describe la mañana que cubre de plata las piedras del río. Se trata de un amanecer helado, en donde los únicos colores llamativos son el "azul del fuego" y el verde de las matas. No aparecen colores fuertes como el rojo del sol o el oro de sus rayos. A la autora le gustan los tonos intermedios y los colores no demasiado llamativos. Sabe manejar los matices y por esos sus poemas resultan bellos.

    Sin embargo, las impresiones fuertes no estan completamente ausentes de sus poemas. En  "Petición", se pide un entierro con el "estruendo de sones". Las cenizas del muerto se lanzan al río "en un día de sol". La autora no recurre a ningun adjetivo para contrastar al sol luminoso con las cenizas grises o negras. En la poesía de Celia del Palacio hay luces y sombras, negro y blanco, oscuro y luminoso, pero pocos colores. En el poema "Sonrisa" no hay un solo adjetivo y lo que nos llama la atención en estos versos es la transparencia del agua que no tiene color:
 

Complacencia
íntimo placer
tomando forma
lago que gota a gota
va llenando el cauce
Explosión que se detiene
en el deseo.


    En estos siete versos la tensión crece paulatinamente. El poema empieza con el término "complacencia", que significa tranquilidad, y llega a su punto culminante en el verso seis con "explosión". Pero rápidamente se detiene todo el movimiento en el deseo.

    Los temas de este poemario se relacionan con la mitología grecolatina y lo prehispánico. Incluso hay referencia a lo asiático, como por ejemplo a una diosa de Polinesia y al libro sagrado del I Ching. En "Ultima voluntad" se siente un halo de erotismo cuando la autora habla de un altar barroco, de santos, mártires y ángeles. Aparece una catedral vacía y se compara la desnudez del cuerpo con los cirios pascuales. El lector puede asociar la blancura de los cirios con la de un cuerpo. Tal vez los poetas modernistas en México fueron los primeros que mezclaron el erotismo con la religión de manera voluntaria. En parte, por eso la obra de Antonio Plaza fue prohibida para varias generaciones de mexicanos.

    Pero los tiempos han cambiado y hoy por lo general el erotismo ya no causa escándolos en los círculos intelectuales. Se trata de una manera de expresar la intimidad del poeta. Y precisamente esa es la intención principal de este poemario. La autora quiere comunicarnos sus sentimientos personales que pueden ser compartidos con muchos lectores. En "Xalapa-Guadalajara sin escalas" expresa el desamparo y la soledad del hombre moderno quien ya no tiene raíces: no hay a donde ir / ya no tengo hogar / y si "el hogar está donde está tu corazón"...
 
 
 
 
Celia del Palacio, Manatial de arena, Ed. El Ángel del Deseo, México, 2001
celiad@megared.net.mx


Wolfgang Vogt. Dr. en Filosofía por la Universidad de Bonn, Alemania (1974). Desde 1976 es Profesor Investigador de la Universidad de Guadalajara. A partir de 1981 su investigación se enfoca en el campo de la literatura regional de Jalisco. Ha escrito varios libros de de crítica literaria y de una historia de la literatura jalisciense. Es traductor de novelas de autores alemanes. Forma parte del Sistema Nacional de Investigadores. Es columnista semanal del diario El Informador.

 
Argos 19/ Poesía