Marina Ruano
marinaruano@yahoo.com
 

Todos somos culpables



 
Francisco Manzo-Robledo, autor de varias narraciones breves. Nació en Guadalajara, México, el 2 de abril de 1949.
franman@mail.wsu.edu

En el fondo de una sociedad de pleno siglo XXI, no hay personaje sin culpa. Lugar de avispas es una obra de denuncia pública quepresenta, sin reservas, la vida diaria de cualquier lugar de éste y todos los tiempos. En donde el narrador, con lenguaje sencillo y directo, nos muestra un conjunto de personajes, principales y secundarios sin idealismo alguno. Presentándolos a todos ellos que, comparados con las avispas, son como insectos parásitos que se alimentan de otros insectos. Con estos tópicos, el texto se mete hasta el último rincón de la entidad para describir entre sus ocupantes a los cleptómanos, viciosos, ladrones y asesinos.

    Es una exposición de males, sin clímax, sin trama, que avanza hacia ninguna parte, y por lo tanto sin final, hecha desde dos planos principalmente.

    El primero de ellos es un plano intimista, donde se reflejan los pensamientos y sentimientos del ser en su condición humana; el hombre sin oficio, sin títulos, es decir, sin máscaras.

    Y, el siguiente es el exterior, como la careta que todo mundo ve. Es en este plano, escrito sin metáforas, donde se deja ver el manejo de la diplomacia en las relaciones humanas, y donde los personajes centrales mueven cada una de las estructuras de una comunidad.

    Entre las bases principales para esta sociedad, manifestadas por los diversos diálogos, destacan el Gobierno, la Universidad y la Iglesia.

    Así mismo participan una larga lista de aquellas agrupaciones o individuos que de alguna u otra manera también colaboran con la corrupción como lo son las deformaciones de la Normal para maestros, la SEP; las averías de los sacerdotes y curas zapatistas; la alteración de los partidos políticos en el poder y los de oposición, Hacienda, Tránsito y Vialidad, los diputados –con sus secretarias-; los hechos irritables del Presidente Municipal y su secretario particular, así como el deterioro de los comandantes, periodistas, psicólogos, arquitectos, profesores -y sus sobrinas-; y, es asimismo una manifestación en contra de los narcos, los comercios disfrazados, el movimiento gay y los secuestros.

    Todas estas "avispas", arriba mencionadas, saben sacar beneficio propio de un puesto público, aprovecharse y molestar a los demás queriendo estar sobre el tiempo y el espacio mismos para manipular sus movimientos. En este escrito de Manzo-Robledo, todos somos culpables, unos por hacer directamente los daños, otros por colaborar, y los otros por permitirlo.

    En fin, esta obra nos presenta que sí es posible ser a un mismo tiempo: "zapatista -párroco- presidente municipal - consejero espiritual - corredor de bienes raíces y, por último, marica definido y proclamado".

 
Francisco Manzo-Robledo, Lugar de avispas, Impre-Jal., Guadalajara, Méx., 2000, 119 pp.

Marina Ruano. Estudió la Maestría en Lengua y Literatura Mexicana, en la
Universidad de Guadalajara, México. Es Profesora e Investigadora del Departamento de Letras de dicha universidad.


 
 
Argos 19/ Narrativa