Silvia Quezada
silviaquezada@latinmail.com
 

Novelar el desengaño
(Reseña de la novela Hilo de seda de María Casparius)


María Casparius es originaria de la ciudad de México, aunque Guadalajara ha sido su hogar literario. En la perla de occidente publicó Mitos y otros cuentos; Haikus, Ziamaris y otros; y Si hablaran. Fue premio nacional de poesía haiku en 1991. Parte de su obra ha sido traducida al catalán y al gallego.

Los triángulos amorosos son novelescos. Si la naturaleza de las relaciones amorosas provoca equívocos entre dos, la circunstancia se complica cuando un tercer elemento transforma las líneas paralelas en una nueva forma geométrica.

    La novela de María Casparius narra el triángulo, pero también, el arquetipo de la mujer objeto, de la reina de belleza que es condenada por su pareja a conservar su cuerpo sin las alteraciones de la maternidad.

    El trasfondo, apenas dibujado, es el de la sociedad de mediados del siglo veinte, cuando el comunismo orientaba a la juventud idealista. La historia se concentra en la anécdota, narrada en primera persona. El artilugio consiste en contar la vida de una amiga que confiesa a la narradora su drama. Falla el discurso con el cambio de narradoras y la debilidad de los diálogos, aunque el interés por la trama se va fortaleciendo conforme la novela avanza.

    Hay en Hilo de seda un tratamiento de novela policial que provoca en el lector un armado de conjeturas que van desechándose, rehaciendo las probabilidades página tras página. No hay un clímax en la trama: la primera parte plantea el conflicto de la protagonista, la segunda arranca con un asesinato, punto vertiginoso del desenlace.
 

María Casparius. Hilo de seda. Ed. Cassol, Guadalajara, México, 2000, pp. 120.

 

 
Argos 18/ Narrativa